Ordenamiento Territorial



El Tren Maya recorrerá aproximadamente 1,500 km por los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

Se plantea un nuevo modelo de desarrollo territorial con la movilidad sustentable al centro.

Movilidad y tejido social

Se construirán estaciones y paraderos alrededor de las cuales se reordenará el crecimiento urbano y comercial a través de Comunidades Sustentables.

Comunidades sustentables


Fonatur diseña el Tren Maya con miras a un futuro sustentable para todas las comunidades por las que pasa. Por esto, el crecimiento urbano y comercial alrededor de las estaciones será gestionado a través de Comunidades Sustentables, proyectos de renovación y reordenamiento urbano planeados en conjunto con las autoridades locales en beneficio principal de sus habitantes.

Se espera que una vez que estén en operación, estos proyectos aumenten las áreas públicas y verdes; la oferta local de servicios y comercios; el valor inmobiliario de la zona; la inversión local; la generación de empleo; entre otros beneficios para la zona.

La planeación integral de las Comunidades Sustentables pone al usuario en el centro y tienen como prioridad el desarrollo sustentable.

Los proyectos arquitectónicos buscan integrar plenamente  las estaciones a sus entornos. Priorizando el diseño urbano centrado en el peatón e incorporando las nuevas tecnologías de la arquitectura sustentable.

El uso del suelo responderá y atenderá en primera instancia a lo establecido en los ordenamientos territoriales, ambientales y de desarrollo urbano locales.

Estas áreas serán intervenidas dependiendo de las necesidades y requerimientos de cada localidad y su área de influencia, contarán con equipamientos de salud, educación, vivienda, áreas comerciales y de servicios, espacios públicos y áreas verdes.

En la planeación de estas Comunidades Sustentables, la protección al medio ambiente, los acuíferos y el patrimonio tangible e intangible de las culturas originarias es primordial. Se propiciará el ordenamiento urbano, bien gestionado como subcentro o centro de vida urbana con calidad, que contribuye a reducir el rezago regional y local.

Se buscará que propicien la vida comunitaria y el aprovechamiento racional y sustentable del suelo, para esto se atenderán los siguientes criterios de ocupación y aprovechamiento del suelo:

  • Respetar las condicionantes naturales estableciendo una continuidad entre naturaleza y ciudad, con la mínima perturbación de los ecosistemas. 
  • El diseño urbano y de las infraestructuras será considerando las condiciones climáticas, naturales preexistentes, con uso y aprovechamiento eficiente del agua, la energía y el manejo integral de los residuos sólidos. 
  • Se propiciará un tejido urbano con mezcla y diversidad de usos, equipamientos básicos de proximidad, equipamientos regionales en caso de que se tenga carencia en la zona y áreas verdes que potencien la probabilidad de contacto, de intercambio y comunicación de la población,  fortaleciendo la vida en comunidad. 
  • Se impulsarán actividades económicas detonadoras buscando el equilibrio entre éstas y las actividades de vida cotidiana, se buscará la congruencia con las expresiones sociales y culturales locales. 
  • Asegurar la conectividad y movilidad, priorizando la peatonal y no motorizada, así como la accesibilidad universal dentro del nuevo desarrollo y el resto del centro de población.

Uso de suelo

Los usos de suelo serán mixtos, incluirán espacios públicos, áreas verdes, movilidad sostenible, equipamiento, servicios e infraestructura, aprovechando la urbanización como motor impulsor de desarrollo económico, social sostenido e inclusivo de protección al medio ambiente.

En una comunidad alrededor de una estación, no se podrá desarrollar más del 30% del polígono, obligando que al menos el 70% de la comunidad sea área verde o selva protegida.

Coordinación


El reordenamiento que se planteará será trabajado en coordinación con las autoridades locales, se buscará que tenga efectos positivos y prosperidad comunitaria.

  • El Comité Interinstitucional conformado por dependencias federales y locales responsables del Proyecto Tren Maya, trabaja en atender los retos de infraestructura y mejorar los servicios urbanos alrededor de estas zonas.



















ONU-Habitat proporciona apoyo sustantivo y técnico al FONATUR en la definición de los parámetros y estrategias necesarios para construir una propuesta de desarrollo integral del sureste mexicano que creará bienestar, desarrollo y oportunidades para esta región como una forma de saldar una deuda histórica, reducir desigualdades, mejorar la calidad de vida, bajo la premisa fundamental de preservar el patrimonio natural y cultural de la región.

Esta colaboración se fundamenta en:

-Crear un corredor regional basado en un esquema de ordenamiento del territorio.
-Redefinir el sistema regional de ciudades.
-Repensar y cambiar ventajas comparativas de las microrregiones.
-Determinar los papeles de intermediación de algunas ciudades para articular zonas urbanas y rurales.
-Evitar la generación de desigualdades en el territorio.




ONU-Habitat