Efecto Multiplicador

El impacto de la inversión pública del tren generará más y mejores empleos para la gente del sureste. Según múltiples estudios, se ha determinado que existe un mayor efecto directo e indirecto sobre la economía cuando se invierte en hoteles, mientras que existe mayor impacto cuando se invierte en el sector de la construcción. Esto significa que una inversión significativa en turismo y construcción tienen un efecto de expansión económica en remuneraciones, personal ocupado, producción y valor agregado.

Además de la creación de empleos directos, la construcción del Tren Maya detonará oportunidades indirectas -por el crecimiento económico que generará a nivel local- al hacer uso de servicios de hospedaje y alimentación, entre otros. También requerirá materiales de consumo no especializados, así como la renta de vehículos, equipos y maquinaria durante las obras.

La derrama económica calculada para la inversión del Tren Maya es de 31.7 mil millones de pesos para el 2020.
Y de 113.8 mil millones de pesos del 2021 al 2023.

Inversión pública


La inversión pública que supone el proyecto de infraestructura de transporte más ambicioso de la historia del sureste, el Tren Maya, tendrá un impacto profundo en la economía de la región y del país. Los 25,000 millones de pesos de inversión pública durante el 2020,  y una inversión total de 141 mil millones para el 2024, tendrán un efecto multiplicador en la economía. Esto significa que por cada peso de inversión pública, resultará en una mayor derrama económica e ingresos en la región.

Esto se puede ilustrar con el siguiente escenario:

  1. Fonatur licita la construcción de los 7 tramos que contemplan los aproximadamente 1,500 km del tren, las estaciones, patios de mantenimiento, pasos de fauna y Comunidades Sustentables, junto a los estudios requeridos para el proyecto. 
  2. Las empresas que ganen las licitaciones invertirán ese dinero en la contratación de personal experto, el montaje de operaciones en la región, la renta de equipo y la compra de materiales, entre otra multitud de actividades necesarias para la construcción. 
  3. Las empresas locales podrán ser proveedores de la construcción, de todo tipo de servicios o productos, incrementando así sus ventas y plantilla laboral para poder satisfacer la demanda. 
  4. El personal que trabaje en el proyecto tendrá empleos y con ello un salario digno para gastar como mejor le convenga. Así también el nuevo personal contratado indirectamente. 
  5. Este nuevo ingreso entrará a la economía local vía la compra de productos y servicios. 
  6. Además, la operación del tren traerá diversas oportunidades de empleo y los nuevos negocios que genere traerán otras formas de acceder a un mejor nivel de vida.