Cultural

La civilización Maya es emblemática de México ante el mundo. Quienes se han acercado a esta cultura saben que se trata de una comunidad viva con un gran legado histórico que enriquece la identidad de nuestro país. Sus descubrimientos y conocimientos matemáticos, astronómicos y agrícolas han sido motivo de admiración desde académicos hasta viajeros, así como del orgullo de sus descendientes, que aún habitan en coexistencia con las selvas, cenotes y playas que son testigo de la grandeza de esta civilización.

Riqueza Cultural


En este homenaje se encapsula la relevancia y el prestigio de un pueblo que ha existido hasta nuestros días y que llama hogar al sureste mexicano y a la región centroamericana: los Mayas

Nuestro Patrimonio


La riqueza cultural de esta región se percibe con todos los sentidos: desde observar las joyas del antiguo imperio maya con sus templos y pirámides que emergen de los bosques tropicales, las ciudades fortificadas y coloniales que vieron piratas y conquistadores, a las tradicionales villas mayas con sus palapas; en el olor de cochinita pibil o camarón fresco, la melodía de una jarana yucateca; el tacto de una guayabera y la brisa campechana, u oliendo el café chiapaneco.

La herencia cultural de sus habitantes está enraizada en la privilegiada naturaleza de la región,  que se vive desde el canto de los idiomas y la variedad de sus acentos hasta sus prácticas agrícolas tradicionales que regeneran vida silvestre y coexisten en armonía con el sinfín de especies autóctonas.

En el siglo XX, el salvamento arqueológico se asocia al desarrollo económico del país, en obras de infraestructura como carreteras, redes eléctricas, represas hidroeléctricas, estacionamientos subterráneos, líneas de metro o en la red ferroviaria.arqueológico para el trazo del tren.

Con la fundación del Instituto Nacional de Antropología e Historia, 80 años atrás, el salvamento arqueológico es una modalidad de investigación arqueológica, originadas por la afectación de obras públicas o privadas, o por causas naturales cuya necesidad puede ser prevista y con un trabajo de campo en forma planificada. Este es el caso del proyecto del Tren Maya, el cual cuenta con la autorización del Consejo de Arqueología y se llevará a cabo con base en las disposiciones de la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, su Reglamento y demás ordenamientos aplicables en la materia para realizar:

  • el análisis de datos obtenidos por medio del vuelo LiDAR y de los Sistema de Información Geográfica;
  • el salvamento arqueológico por medio de recorridos de superficie en campo y excavación;
  • trabajos de conservación y puesta en valor de los monumentos históricos y arqueológicos;
  • propuesta y actualización de planes de manejo de las zonas arqueológicas.

Salvamento Arqueológico


Es una forma de investigación arqueológica que en México tiene una trayectoria amplia desde el siglo XVIII con los hallazgos de la Piedra del Sol o Calendario Azteca, así como la Coatlicue o durante el siglo XIX con el descubrimiento de Palenque, Chiapas.

     Los procesos de salvamento arqueológico asociados a la construcción del Tren Maya, son los más extensos de un proyecto de infraestructura en nuestro país desde la construcción del Sistema de Transporte Colectivo Metro en la Ciudad de México. Un equipo de más de 80 operativos arqueológicos, en conjunto con INAH, realizarán las tareas de salvamento del patrimonio material no identificado en los aproximadamente 1,500 kilómetros del trazo. Adicionalmente, el proyecto Tren Maya presenta la oportunidad para reforzar la conservación y mejoramiento de zonas abiertas al publico, en colaboración con los expertos arqueólogos y antropólogos del INAH.

A partir de este proceso se iniciarán otros tantos que buscarán identificar sitios de interés cultural y las maneras posibles de salvaguardarlos y promoverlos. Para esto es esencial la cooperación de las comunidades y localidades pues son ellos los herederos de este patrimonio y quienes deben tener un rol fundamental en su protección.

Nuestros aliados

Un trabajo de cooperación y coordinación


El Tren Maya es un proyecto transversal y generador de sinergias en todas sus facetas. Alineado a esta visión de trabajo colaborativo y multidisciplinario, FONATUR ha entablado acuerdos para trabajar de la mano con organismos a nivel internacional, federal y local en beneficio del patrimonio natural y cultural con un enfoque de desarrollo sostenible.

Presencia en campo

Como se puede constatar por la Consulta Indígena, la presencia en territorio ha sido fundamental en la concepción y la consolidación de este proyecto.

A nivel cultural, existe una estrecha colaboración con quienes participan en este ámbito en la región, ya que al ser los herederos y representantes del patrimonio cultural maya, así como los principales beneficiarios del Tren maya, su voz es una guía fundamental para el éxito de este proyecto.