Agroalimentario

El potencial del campo

Los productos y servicios relacionados al campo constituyen una actividad económica esencial en los estados por los que pasará el Tren Maya, al ser uno de los sectores con mayor dinamismo y crecimiento en los últimos años.

El campo desempeña un papel estratégico con alto potencial para detonar el desarrollo económico de la región.

Integración económica

El corredor regional Tren Maya permitirá articular diversas vocaciones económicas y productivas de cada una de las microrregiones que integran el territorio, mediante la implementación de proyectos estratégicos de infraestructura agrologística, como centros de acopio, empaques, almacenes frigoríficos y plantas procesadoras y certificadoras, de forma que las economías locales puedan ser más competitivas.

Potencial logístico

Como parte del plan de desarrollo estratégico, se analizaron las oportunidades de integrar el sector agroalimentario al transporte de carga del Tren Maya, a fin de fomentar la competitividad y traer beneficios económicos a las comunidades de la región.

Este gran proyecto favorecerá la creación de nodos logísticos que conecten puertos, aeropuertos, aduanas y zonas de consumo, para incrementar la participación del sector agroalimentario local en mercados regionales, nacionales e internacionales.

Programa Agroalimentario

Para la inserción efectiva de estas actividades económicas a los servicios de carga del Tren Maya, se desarrolla un Programa Agroalimentario derivado del análisis de la oferta y demanda de productos agroalimentarios en el área de influencia del Tren.

Además, se han identificado 15 productos estratégicos, los principales corredores logísticos y la infraestructura de almacenamiento, red de frío y transformación, que en conjunto permitirán abastecer los centros de consumo y puntos de exportación. Como resultado, se analizan áreas con alto potencial en la región para implementar proyectos estratégicos de infraestructura agrologística, junto con las estaciones y terminales que darán servicio al Tren.

De esta forma, el Tren Maya, al ser una obra trascendental con impacto en el sector productivo, incrementará la conectividad para que las economías rurales y las poblaciones locales puedan ser más competitivas y se detone el desarrollo de toda la región.

Cancún

Durante la presentación del Programa Agroalimentario del Tren Maya, donde participaron los equipos territoriales de los Tramos 5, 6 y 7 que comprenden el estado de Quintana Roo, se plantearon los estudios y el mapa agroalimentario de la región, así como un diagnóstico de la red de carga que abarca las cinco entidades del Sureste.

En la reunión virtual, especialistas en la materia informaron que el diagnóstico de la red de carga identifica cinco nodos importantes que concentran el 60 por ciento de la oferta agroalimentaria de los principales productos en el Sureste, donde destacan Cárdenas-Huimanguillo, en Tabasco; Othón P. blanco-Bacalar, en Quintana Roo, y Champotón-Hopelchén, en Campeche.

En el caso específico de Cancún destacaron la importancia de que en esta ciudad estará ubicada la estación logística del Tren Maya que se convertirá en un centro de abasto de alimentos importante y permitirá incrementar la conectividad con mercados nacionales e internacionales, generando un escenario de inversiones potenciales para fortalecer al sector agroalimentario.

En cuatro de los cinco estados que se encuentran en la zona de influencia del Tren Maya, el sector agroalimentario se coloca por delante de la actividad económica derivada del turismo, por lo que se visualiza que el sistema ferroviario tendrá un gran impacto en los mercados de la región, ya que actualmente más del 90 por ciento de la carga se mueve en camiones.

Para el año 2023 se prevé que el Tren Maya capte 6 de cada 10 toneladas de carga agroalimentaria, al tiempo que representará una reducción de costos logísticos y de transporte, aunado al incremento de un 4 por ciento en las exportaciones agrícolas de la región, donde tan solo en el 2018 se generaron 23.5 millones de toneladas de productos agrícolas, pecuarios y pesqueros.

El plan de trabajo 2021 del Programa Agroalimentario del Tren Maya incluye capacitación, trabajo conjunto con los Enlaces Territoriales, socialización de los programas, estructuración e implementación de proyectos, así como identificar actores y proyectos de inversión en el sector y programas enfocados al desarrollo de la cadena productiva.

Foro: “Iniciativas de Articulación Productiva del Sector Agroalimentario en torno al Tren Maya”

Foro: “Iniciativas de Articulación Productiva del Sector Agroalimentario en torno al Tren Maya”

Publicado por Cámara de Diputados – H. Congreso de la Unión en Jueves, 9 de julio de 2020

Acuerdo de Cooperación con el Consejo Nacional Agropecuario

El Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) y el Consejo Nacional Agropecuario firmaron un acuerdo de cooperación para la colaboración en el desarrollo de proyectos de inversión agroalimentaria en torno al Tren Maya en el sureste. 

En el marco de la sesión del Comité Directivo del CNA, el Director de Fonatur Arq. Rogelio Jiménez Pons firmó este acuerdo de colaboración con el Ing. Bosco de la Vega Valladolid, Presidente del CNA, con la presencia del Ing. Alfonso Romo Garza, Jefe de la Oficina de la Presidencia como testigo.

La actividad agroalimentaria tendrá una reducción de costos logísticos que favorece al comercio regional, nacional e internacional.

El acuerdo tiene como objetivo fortalecer el potencial de la demanda logística del sector agroalimentario en la región Sureste de México, así como, desarrollar criterios técnicos para el manejo de productos perecederos, crear vínculos con actores relevantes del sector y fomentar la integración de las cadenas productivas, servicios logísticos y generación de proyectos estratégicos en relación a la ruta e infraestructura del Tren Maya.

El corredor regional Tren Maya permitirá articular diversas vocaciones económicas y productivas de cada una de las microrregiones que integran el sureste, mediante la implementación de proyectos estratégicos de infraestructura agrologística, como centros de acopio, empaquetadoras, almacenes frigoríficos y plantas procesadoras y certificadoras, de forma que las economías locales puedan ser más competitivas.

El potencial de captación de demanda de carga asciende a 5.5 millones de toneladas de productos agroalimentarios por año. La inversión estimada en infraestructura agrologística para detonar este potencial de carga del Tren Maya asciende a 5,056 millones de pesos.